Llegué en Nicaragua hace 10 meses exactamente. Para no variar, el tiempo vuela y uno no se entera de su camino trás ello. photos_aurore__gwen__065

Ahora (un ahora extensible), estoy muy ocupada, cansada y, a veces, me siento más vieja que antes, como si este año hubiera sido el equivalente de 10 (pues es verdad que desde el colegio digo tener la edad de Antigona y Electra, siempre he tenido 19 años ("nací ayer y nunca moriré...")); no obstante me siento feliz, satisfecha y tranquila. A veces me visita la nostalgía pero le doy la bienvenida, llega tarde de hecho, nunca la había conocido de tal forma, tan sencilla: Pienso en alguién, cierro los ojos para mirar otro paisaje, sonrio en efímera tristeza: la prueba de que tuve una vida. Los recuerdos y la conciencia de su importancia para mi ser, el miedo al aceptar que este alguién puede morir, aquel paisaje puede desaparecer, pero la capacidad de aceptarlo por fin. Nada ni nadie es imortal pero la memoria es como magia implacable. Entonces los momentos de BLUES, les agradesco, les abrazo y les domestico para que sean como un cuarto de mi casa emocional, bien cómodo. No tengo ganas de irme pero sé que necesito mover, tengo más que hacer y también siento que quiero cuidar a mi gente, quiero que me cuiden también, como un alma cansada quien llega a su casa después de un camino largo (voy a exagerar (lo del cansancio) ¡para disfrutar y gozar al máximo! Voy a dejarles tratarme como una princesa delicada: vino, música, comida... cariño y paciencia). No tenía tiempo, ganas, capacidades mentales para llenar este blog, tal vez consigo visitarle más a menudo a partir de ahora. Aunque acepte, quiero aprovechar esta gran suerte actual: todavia están vivos, ya voy a compartir la vida con los "alguienes" de allá y los paisajes de mi pasado que aún existen. Y me van a hacer falta los alguienes de acá, pues así tocan los turnos de ausencia.
Olvide decirles... en el transcurso de estos meses de silencio electrónico, ocurió. No sé precisamente cuando pero sí pasó, hubo un "eclic", estoy en casa. Me siento HOME de cierta forma.