al final hacia buen tiempo, sol y viento... encontremos todo lo que necesitabamos y he disfrutado, yo, de la pereza de estar en Barcelona sin meta : paseando, mirando a edificios, gente o parques, parando en terrasitas, buena comida, mucho vino...

Parìs, Nanjing, Barna... ciudades que he podido amar tanto como odiar... me gusta la manera, ayer, que tuve de despedirme de esta ciudad. (al menos, porque Parìs y Nanjing, no pude "irme como lo hubiera querido").

Hasta luego, entonces Barcelona y gran ciudades